Sònia

Sònia

dimarts, 25 d’abril de 2017

HIJO, SÉ UN INCONFORMISTA

- ¿ Por qué no te enfadas cuando no hago las cosas como esperas?

- Porque admiro tu atrevimiento.

- ¿Aunque me equivoque por no hacerte caso?

- Dicen que el último error es siempre el mejor maestro.

- ¿Debería hacer las cosas como los demás las hacen?

- Lo mejor que puede pasarte en esta vida es que seas un inconformista.

Desde que tengo uso de razón me he considerado una inconformista. Siempre me ha costado seguir las normas, aceptar que tocaba hacer las cosas de una determinada manera, seguir patrones estrictos, imitar el paso de los otros. He vivido siempre con la sensación de ir a contracorriente, de no creer en las fórmulas preestablecidas, de tener la necesidad de romper los límites que otros intentan imponerme.

Me fascina hacer cosas poco convencionales, probar por mi misma, cuestionarme el porqué de las cosas, emprender caminos. No perder la necesidad de ser curiosa, de negar la complacencia, de no necesitar la aprobación de los demás para hacer las cosas.

Soy una inconformista de los pies a la cabeza y me alegra ver que mis hijos también lo son. Los inconformistas eligen el sentido de sus vidas, se crean a diario, aprenden de los fallos. Son disruptivos, exprimen sus talentos, baten sus miedos. Cogen las riendas de su vida con fuerza, con rebeldía, hacen cosas que les dan pavor.

Son honestos con su esfuerzo, buscan, pulen, mejoran, reajustan, se aferran a sus sueños sin excusas. Creen en la rebeldía sin miedo, en el riesgo, nos les importa andar por la cuerda floja. Los inconformistas no creen en fórmulas mágicas, en golpes de suerte, en el azar. Confían con tesón en sus decisiones, trabajan con alma, sin atajos. Con pasión, con ganas, con actitud. Remueven sus cimientos cada vez que hace falta, se reinventan a cada amanecer.



Asumen los riesgos, lideran sus vidas con autenticidad, sin filtros. Aceptan sus debilidades, piden ayudan, creen en el trabajo en equipo. Se muestran a través de sus virtudes, encajan las diferencias, admiten el fracaso. Se quieren, se miman, se tratan con ternura cada vez que se ponen delante de un espejo.

Los inconformistas odian esconderse, huyen de la vanidad y los elogios no merecidos, de los falsos premios. Sin fingir ser perfectos, sin aparentar cosas que no sienten, sin esperar nada a cambio. No se zarandean ante los cobardes, no buscan el reconocimiento de los temerosos, se alejan de los déspotas. Entienden que pocas cosas son para siempre, que las generalizaciones son falsas.

No necesitan justificar sus sueños, viven sin trampas, sin epítetos, sin necesidad de tenerlo todo controlado, de que todo sea exacto. Colegas de la incertidumbre, de los desafíos, de la vulnerabilidad. Dan respuesta a preguntas complejas, golpean fuerte, hacen que las cosas sucedan. No postergan, están dispuestos a lidiar con el cambio, no se acobardan a la hora de actuar. Con coraje, mirándose bien adentro, planificando logros y asumiendo erratas. Repitiéndose a diario, a cada instante, que lo único importante es vivir.

Hijo se un inconformista, con avaricia y recuerda siempre que la vida sólo se aprende viviéndola, cayendo, rompiendo moldes, tomando riesgos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada